¿Cómo desmoldar la gelatina sin fracasar en el intento?

Fuente | pixabay


Aunque la gelatina es muy fácil de realizar, es posible encontrar cierta complicación al desmoldarla. Por lo que muchas personas desisten en hacerla por miedo a fracasar. Pero con estos trucos que resultan muy sencillos, podrás tener un postre listo para ofrecer a los tuyos.


Quizás también te pueda interesar: Gelatina de queso con salsa de fresas

Lo primero es saber qué tipo de molde se ha utilizado para cuajar la gelatina, ya que puede resultar más o menos complicado. 

Si es flexible quizás solo baste con presionar la superficie para que de paso a un poco de aire y la gelatina salga sin ningún inconveniente.

Ahora que si se elabora en moldes rígidos, una opción es meter el molde en una bandeja (más grande) que contenga agua caliente para que el calor pueda fundir una capa ligera, es decir, aquella que está en contacto con el molde. De este modo, al volcarlo sobre el plato con un golpes suaves, la gelatina se va a deslizar fácilmente. Recuerda que esta operación puede repetirse una vez más, en caso que no salga la gelatina. Si el molde es de metal, el tiempo de exposición al calor será más reducido que el de vidrio.


Fuente | pixabay

Otra forma es por medio de un soplete (con llama moderada) que se pasa por el contorno y la base del molde. En este caso, habrá que checar que el molde tolere la llama.

El truco más eficaz es el de engrasar el molde con aceite especial para gelatina, ya que no tiene sabor ni olor, o bien, en aerosol. Colocar una capa muy fina sobre toda la superficie.

No es nada complicado tener una gelatina desmoldada de forma adecuada, solo es cuestión de que pruebes el truco que más se adecue a tus necesidades, pero sobre todo tener mucha paciencia para que logres un producto de calidad.

También te puede interesar:

Este post pertenece a placerporlodulce.blogspot.mx, autora Eri


cookieassistant.com